Pastel de macarrones bicolor

Pastel de Macarrones bicolor

Pastel de Macarrones bicolor

En esta ocasión, siento más que nunca no hacer buenas fotos (y ahora no es porque no tenga cámara, es más bien la santa pereza que tengo siempre… así que tiro de teléfono…:(  ). Aunque no lo podáis apreciar, la presentación de este plato es estupenda, con sus dos capas, verde y roja, más el doradito del gratinado en la superficie. Es una tarta salada muy original (¡y buenísima!). Por cierto, se la he copiado a Arguiñano, que la preparó hace unos meses en su nuevo programa… de verdad, un acierto :).

Ingredientes para 4 personas:

– 400 gr. de macarrones (Arguiñano pone algo menos, pero así cunde más y nadie se queda con hambre).
– 4 cebollas
– 200 gr. de jamón en taquitos/picado 
– 100 gr. de espinacas
– 8 cucharadas de salsa de tomate
– 4 huevos
– 1 yogur natural
– 1 vaso de leche
– 200 gr. de queso curado en lonchas
– Aceite de oliva virgen
– Sal y pimienta

Tiempo: 40 minutos

Dificultad: Fácil

Precio: 7€

Preparación:

Poned a hervir los macarrones, y cuando estén listos, escurrid y dejad que se enfríen en 2 cuencos diferentes. Por otro lado, haced la crema batiendo los yogures, la leche, los huevos, un poquito de sal y la pimienta.

Con la mitad de la crema hacemos la salsa colorada, añadiéndole las cucharadas de salsa de tomate, y se la agregamos a uno de los cuencos de macarrones. Se mezcla bien, y se forma la primera capa de la tarta vertiendo esta mezcla en un molde de bizcochos (de esos a los que se les retira el borde). Se introduce en el horno unos 10 minutos a 120º, lo suficiente para que cuaje un poquito y luego se retira.

Mientras está en el horno la primera capa del pastel, picamos las cebollas y las doramos bien en una sartén, añadiéndole al final los taquitos de jamón. Cuando saquemos del horno la primera capa del pastel, la cubrimos con la cebolla y el jamón, que dividirán los dos colores de la tarta.

Lavamos, picamos las espinacas y las añadimos a la otra mitad de la crema, y a los macarrones que quedan. Formamos con cuidado la segunda capa del pastel, y sobre ella ponemos el queso curado a lonchitas. Lo introducimos en el horno unos 20-25 minutos… ¡y listo!

Ya sólo hay que cortarlo en raciones de tarta y disfrutar del plato… ¡rico, rico, rico! 😉

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *