Pasta “rústica” (Thermomix)

Receta de pasta rústica

Cómo preparar una deliciosa pasta en Thermomix

Tenía ganas de hacer algo muy caserito y muy especial para un buen plato de pasta, así que me puse manos a la obra y preparé esta receta que os voy a enseñar ahora… es una especie de napolitana, pero hecha a mi manera, con bacon y mucho cariño. Probadla, porque de verdad que es fantástica, a prueba de paladares italianos 😉

Por cierto, un detalle fundamental de este plato, que no pertenece estrictamente a la salsa, es la mezcla de quesos rallados y las hierbas frescas. Con otros quesos, o con especias secas también funciona… pero no es lo mismo.

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gr. de pasta fresca (yo utilicé pasta rellena de tomate y mozzarella)
  • 500 gr. de tomates pelados en lata (2 latas normales)
  • 1 cebolla dulce
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 100 gr. de bacon en tiras
  • 100 gr. de queso rallado (50 gr. de parmesano y 50 gr. de pecorino trufado)
  • 3-4 ramitas de perejil fresco
  • 3-4 ramitas de albahaca fresca
  • 3-4 ramitas de cebollino fresco
  • 1 pellizco de sal y pimienta
  • 1 pellizco de azúcar
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen

Dificultad: Fácil

Tiempo: 60 minutos aprox.

Precio: 13€

Preparación:

En primer lugar, ponemos el bacon en tiras en el vaso, junto con un poquitín de aceite de oliva, y programamos 7 minutos, 105º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Al terminar, reservamos el bacon, y dejamos en el vaso el aceite y la grasa que ha ido sudando.

Ponemos los pimientos, los dientes de ajo pelados, y la cebolla en cuartos en el vaso. Le damos un par de golpes de turbo, quitamos la tapa, bajamos con la espátula los trocitos que se quedan pegados en la parte superior del vaso, y programamos 12 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara.

Ya tenemos el sofrito hecho, ahora incorporamos el contenido (incluso el líquido) de las dos latas de tomates pelados, un poco de sal y pimienta, un pellizco pequeñito de azúcar,  y programamos 30 minutos, 100º, velocidad cuchara (si queremos que la salsa sea más fina y menos rústica, podemos darle velocidad 1-2, para que se pique todo un poco más).

Al término del tiempo, probamos, ajustamos la sazón si es necesario y ya tenemos la salsa lista.

Por otro lado, ponemos a hervir el agua y seguimos las instrucciones del fabricante (normalmente, para pasta fresca en 4-5 minutos suele ser suficiente).

Solo nos queda rallar el pecorino (podemos usar normal si no lo encontramos trufado, que es una EXQUISITEZ adictiva, aviso) y el parmesano, y picar lo más finamente posible el cebollino, perejil y albahaca.

Emplatamos con la pasta en primer lugar, la coronamos con las tiras de bacon, ponemos la salsa de tomate encima, y espolvoreamos con el queso y las hierbas frescas… ¡¡a la mesa, y a recibir aplausos, vaya plato de pasta de lujo!! 🙂