Albóndigas de pollo ligeras

La forma más ligera y deliciosa de disfrutar de unas albóndigas de pollo

Receta ligera de albóndigas de pollo

¡Hola a todos! En casa estamos intentando reducir un poco las grasas en todas las comidas, sin hacer dieta. Las recetas tradicionales para bajar de peso suelen ser poco sabrosas, o son de esas que cansan pronto, así que ahora intento preparar recetas que me invento que son tan apetecibles como las “normales”… ésta es una de ellas, y la verdad es que está buenísima y casi no tiene grasa, os va a encantar seguro.

En la foto podréis ver que hice las albóndigas sobre una cama de crema de calabaza. La combinación funciona fenomenal, pero podéis poner también una base de tomate frito casero, ensalada… en fin, a vuestro gusto 😉

Ingredientes para 4 personas:

  • 600 gr de carne de pollo picada
  • 1 huevo grande (2 pequeños)
  • 100 gr de queso rallado light
  • 50 gr de taquitos de chorizo
  • 20 gr de pimiento deshidratada (yo uso este de Florette)
  • 20 gr. de cebolla deshidratada (yo uso esta de Florette)
  • 1 pellizco de sal
  • 1 buen pellizco de pimienta negra

Dificultad: Fácil

Tiempo: 25 minutos aprox

Precio: 10€

Preparación:

No tiene ninguna dificultad. En primer lugar, calentamos el horno a 200º, para que esté listo cuando tengamos listas las albóndigas.

Ahora, ponemos en un cuenco el resto de los ingredientes y mezclamos bien hasta que se integren todos de forma homogénea.

Formamos las bolitas de pollo (los ingredientes que lleva le aportan mucho sabor, porque de por sí la carne de pollo es un poco insulsa) y las ponemos sobre una bandeja de horno, sin que se toquen unas y otras.

Cuando tengamos todas preparadas, las llevamos al horno durante 15 minutos. Mientras, preparamos la fuente con la guarnición o salsa que hayamos elegido para acompañar a las albóndigas, y ya solo nos queda emplatar… Nada de grasa, mucho sabor, jugosas y con un puntito crujiente gracias al pimiento y cebolla deshidratados, ¡vais a repetir seguro!