Arroz con pollo egipcio

Pollo con arroz al estilo egipcio

Receta de arroz con pollo con especias egipcias

Cada vez que viajo, intento ir a un mercado local para comprar productos autóctonos, sobre todo especias, que son mi debilidad. Y cuando no viajo yo, pero lo hace algún miembro de mi familia, les pido que me traigan algo típico que hayan probado… y de aquí viene esta receta. Hace unos meses mis suegros fueron a Egipto y volvieron con una mezcla de especias, que son algo así como Ras el Hanout pero que no pica absolutamente nada… lo tomaremos como base para preparar el plato, y si tampoco tenéis, usad pimentón, comino, clavo, cardamomo, nuez moscada, canela… La verdad es que he estado buscando los componentes “originales” y las mezclas son muy diversas, así que si no encontráis Ras el Hanout, probad con las que os he enumerado, que seguro que os sale rico, rico 🙂

Vamos allá con la receta:

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gr de pollo en trocitos
  • 1 cebolla dulce
  • 1 tomate rallado
  • 300 gr de arroz bomba
  • 30 ml de aceite de oliva virgen
  • 3 cucharadas de Ras el hanout (o la mezcla de especias que más os guste)
  • 1 cubito de caldo de pollo
  • 800 ml de agua
  • Sal y pimienta

Dificultad: Fácil

Tiempo: 35 minutos

Precio: 8€

Preparación: 

Ponemos en una cazuela el aceite de oliva y lo calentamos a fuego medio. Añadimos el pollo y lo doramos lentamente, y mientras, picamos la cebolla lo más finamente posible. Agregamos también la cebolla, y mientras se pocha con el pollo, rallamos el tomate. Lo incorporamos en el guiso, y lo dejamos un par de minutos.

Es el turno ahora de poner el arroz junto al sofrito. Dejamos que se impregne bien, removiendo lentamente, y por último ponemos las especias. Removemos de nuevo, y entonces agregaremos el agua y el cubito de caldo.

Normalmente, a fuego medio, en 20 minutos tendremos un arroz entre seco y meloso con esta cantidad de agua, pero hay que vigilar y remover de vez en cuando, para que no se nos quede seco, o se nos pueda pegar en el fondo de la cazuela. Si veis que es necesario añadir más agua, pues se añade 😉

Cuando el arroz esté firme, pero ya bien cocido, apagamos el fuego y dejamos reposar un minutito (no más, que se nos pasa). Listo para emplatar y darnos un lujo exótico, ¡que aproveche!